Charlie Becerra: "Si no sabes vender, estás hecho"

 

Charlie Becerra, autor de "Cachorro" y "Ajuste de cuentos"


Por Aarón Alva


Toda evolución artística tiene como factor capital dos clases de contexto: el social y el temporal, entendido este último como la línea globalizante de una generación acorde a la vanguardia exenta de fronteras. La literatura peruana de las últimas décadas ha experimentado un cambio agresivo en tanto al manejo y enfoque de un tema que parece inherente a nuestro ámbito: la violencia. Si hasta hace unos cuantos lustros uno se topaba con novelas como Generación Cochebomba o Ciudad de M, textos cuyo espacio vivencial refería a un contexto socio político procreador de violencia, hoy en día los nuevos escritores peruanos confeccionan un nuevo tipo de violencia, más bien inherente al ser humano sin la necesidad de alguna presión sociopolítica. Es el caso de Charlie Becerra (Lima, 1989) y su libro “Ajuste de cuentos”, obra autopublicada en formato impreso y digital. Conversamos con Charlie sobre su reciente trabajo y su experiencia en la autopublicación. Aquí la entrevista:  
 

Sobre la autopublicación: "No importa si eres un autor conocido o no. Todos deberían intentarlo" 


1) “Ajuste de cuentos” muestra a niños, jóvenes, adultos y hasta ancianos siendo víctimas y/o verdugos. ¿Fue difícil retratar un contexto donde la violencia parece ineludible y se presenta más bien como un camino, a veces, de salvación?


En absoluto. Pienso que es en ese contexto donde los personajes resultan más naturales, lo mismo que sus acciones. Los dejo fluir, que sean ellos quienes lleven adelante la historia. Yo solo me siento a teclear, les coloco obstáculos y situaciones en el camino y veo lo que hacen. La verdad es que lo disfruto mucho. 


2) En el cuento “Silban las balas”, un escritor llega al extremo de matar para narrar fielmente un asesinato. Matar por amor al arte. ¿Piensas que todo artista mata algo de sí mismo al crear su obra? 


No me atrevo a ponderar al arte o al artista desde mi zona de trabajo. No me considero uno. Me veo más como un artesano: las historias que escribo están deliberadamente pensadas para entretener al lector. No hay dolor, ansiedad, confrontación. No para mí, al menos. Eso me permite conservar una comunión con mi obra aún después de plasmada. No suena muy artístico, ¿verdad?

3) En tu labor periodística has entrevistado a gente que mata gente. Has recogido testimonios repletos de violencia. Cuéntanos sobre tu experiencia de llevar aquello a la ficción. ¿Fue un acto doloroso en cierto modo o más bien liberador? 


Debería decir que fue liberador, pero no en el sentido de llevarlo a cuestas como un peso. Me resultaba, y me resulta hasta ahora, emocionante conocer datos, casos y crímenes de cerca y ver qué puedo hacer con ellos una vez que esté frente a mi teclado. En Ajuste de cuentos, debo decir, hay también una exploración de mí mismo como narrador de ficción: fue el primer libro que escribí. Esa variedad de estilos responde precisamente a las ganas que tenía de poner manos a la obra aún antes de conocer mis fortalezas y debilidades.


4) El lenguaje de tus cuentos es directo, sin florituras, ¿Qué tanto te ha ayudado el periodismo al momento de escribir literatura?


La verdadera ayuda la tengo de mi trabajo en publicidad. Aprendí a escribir con campañas y comerciales de televisión. Es algo que agradezco mucho: en comparación con escritores que vienen del periodismo, derecho u otras profesiones, siento haber recibido un entrenamiento nivel «Marine» en las agencias donde trabajé como redactor. No conozco el bloqueo creativo, siempre tengo ideas, en mis semanas más intensas puedo alcanzar una media de 2800 palabras diarias. Mi última novela la escribí en veintiocho días: 210 páginas.


5) Eres un autor que trabaja con editoriales conocidas, ¿cómo surgió la idea de autopublicar “Ajuste de cuentos”? ¿Cuál ha sido hasta ahora el mayor beneficio?
La pandemia hizo que el libro que tenía planeado lanzar este año, se pasara para el 2021. En mi plan a futuro, no puedo darme el lujo de no publicar durante un año. Fue ahí donde me interesé en la oportunidad que era esto de la autopublicación. ¿Lo mejor hasta ahora? Un par de cosas: no he perdido vigencia a pesar de la crisis y he tenido absoluta libertad durante todo el proceso de lanzar un libro. Me ha encantado. Lo seguiré haciendo.
 
6) ¿Recomiendas la autopublicación para un autor que recién empieza? Y si es así, ¿qué factores extraliterarios debe tener en cuenta para un buen manejo de su libro y de su imagen como autor?


Lo recomiendo. No importa si eres un autor conocido o no. Todos deberían intentarlo. Te enseña mucho de ese proceso que los escritores no solemos conocer muy bien. Y, otra cosa que he comprobado una vez más durante estos últimos meses y que todos deberían tener muy claro: si no sabes vender, estás hecho.

7) ¿Cuál es tu proyección acerca del manejo de la carrera de un escritor a raíz de la pandemia? ¿Qué ventajas y aspectos favorables podría traer la actual coyuntura? 


Muchas ventajas, pero solo para quienes entienden que la era donde la editorial hace todo el trabajo y uno solo se sienta a recibir regalías y aplausos, acabó. Hay que tener presencia en las redes, escribir pensando en el lector, generar un sentido de comunidad entre las personas que nos leen y cultivar la ambición. Si no es un libro ambicioso, ni siquiera te molestes en imprimirlo. Es más, no diría pensar en función de libros, sino de un proyecto literario a mediano plazo, por lo menos. Eso te obliga a pensar en una carrera y no solo una publicación.


8) Próximos proyectos.
    
Muchos. En diciembre arranco la serie de mi primer detective. Una novela policial ambientada en la pandemia. Si yo fuera Mario Conde, no perdería de vista el espejo retrovisor. En 2021 llegará también la segunda parte de El origen de la hidra.



Sobre el autor


Lima, 1989. Cursó estudios de Comunicaciones en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha trabajado como redactor creativo en distintas agencias de publicidad en Lima y en Trujillo, donde radica. Sus cuentos han aparecido en antologías nacionales y extranjeras y suele publicar columnas en la edición regional del diario Correo. La investigación "El origen de la Hidra. Crimen organizado en el norte del Perú" (Aguilar, 2017) fue su primer libro. "Solo vine para que ella me mate" (Planeta, 2019), catalogada como el debut literario del año, fue su primera novela. En 2020 ha publicado su primer cuentario, "Ajuste de cuentos", y "Cachorro", su segunda novela, ambos libros mediante KDP.

Charlie Becerra: "Si no sabes vender, estás hecho" Charlie Becerra: "Si no sabes vender, estás hecho" Reviewed by Cuenta Artes on 10/12/2020 06:14:00 p. m. Rating: 5

No hay comentarios.

Hola!
Comenta qué te pareció esta nota.
Muchas Gracias

Twitter

Facebook